Galletas y Conos para Helados

Fabricación artesanal. Fórmula original de su fundador Jesús Riba.

¿Quienes Somos?

El principal deseo de nuestra empresa es ofrecer al heladero artesano las máximas garantías de calidad y de servicio, ya que nosotros conocemos las inquietudes y necesidades del sector, trabajando también el helado artesano desde hace más de 30 años.

Tenemos una gran experiencia en la fabricación de barquillos artesanos, el uso de ingredientes naturales y de alta calidad, nos permite mantener inalterada en el tiempo la identidad y garantía de nuestros productos.


Su fundador

La empresa “Barquillos del Pirineo” fue fundada en el año 1978 por Jesús Riba Martínez, quien dos años antes fundó junto a su mujer “Los helados Italianos”, un arriesgado negocio, teniendo en cuenta las condiciones climatológicas de Huesca, típico de una pequeña ciudad de interior, situada al norte de España. Pero, su ojo de buen comerciante no se equivocó y pronto se convertiría en un negocio próspero, que más tarde amplió con la fabricación del propio barquillo.

Y así, junto a gente fantástica y emprendedora, comenzó la fabricación de los barquillos para el abastecimiento de los mejores establecimientos heladeros de España. Pero fue sin duda, la colaboración de un familiar, Michel Azanowsky, quien dio a conocer el producto en Francia, dándole la categoría que hoy tiene en este vecino país.


Breve historia sobre los Barquillos del Pirineo…

Hace ya casi 40 años abrió en Huesca la primera heladería de la ciudad, los “Helados Italianos”, un entrañable y acogedor establecimiento que ha hecho y sigue haciendo las delicias de niños y mayores oscenses… casi al mismo tiempo en el obrador de esa heladería se comenzó a fabricar, una a una “rolladas” a mano, las galletas en forma de cucurucho que servían de soporte a ese rico y artesano helado.

Se trataba de una plancha que abastecía a la heladería con los barquillos necesarios para la temporada estival. Pero a su propietario, Jesús Riba, le pareció una interesante idea el ampliar la fabricación de los barquillos para proveer a otras heladerías.

Se  trasladó su fabricación  a una nave industrial situada en Tierz, un pueblecito a 7 kilómetros de Huesca, desde el cual se puede ver el Pirineo Aragonés. De esta manera se fundó la empresa “Barquillos del Pirineo”.

La fabricación siguió siendo completamente artesanal; en lugar de una plancha, eran ahora varias planchas las que, dispuestas en forma circular, iban pasando una a una por las manos del artesano.

El resultado es un barquillo excelente, riquísimo y el más resistente a la humedad del mercado, precisamente, este factor, la humedad, es el problema más importante ante el cual se enfrentan los heladeros, sobre todo aquellos cuyos puntos de ventas están cercanos a la costa.

Nuestros barquillos se encuentran en las mejores heladerías de España y Francia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR